Bandhas o cierres energéticos

La práctica de asana es una forma muy efectiva de restablecer la conexión con el cuerpo que habitamos, pero el mecanismo fisiológico que profundiza el proceso de restaurar y reequilibrar el sistema nervioso es la respiración. Eddie Stern

Hay una técnica integrada en la respiración denominada bandha que se traduce como cierre o sello. Dichos cierres (hay varios) dirigen las corrientes de energía interna a los nadis (canales energéticos) adecuados y actúan como mecanismos de apoyo al cuerpo físico y energético que aportan ligereza y vigor con el fin de que asana y pranayama se ejecuten correctamente y con menos esfuerzo. Ayudan a crear ligereza y estabilidad en el cuerpo al tiempo que contribuyen a su flexibilidad y alineamiento. Además, protegen los órganos internos y equilibran y limpian el sistema digestivo. 

Puntualizar que un cuerpo ligero y estable no tiene nada que ver con un cuerpo delgado.  Hay personas delgadas con cuerpos muy pesados y personas voluminosas con cuerpos muy ligeros. Las acciones internas del yoga trabajan desde dentro del cuerpo y crean fortaleza interna, limpieza y belleza interior (amabilidad, compasión, honestidad). Un cuerpo en buena forma física es un subproducto de la práctica interna, no es el objetivo, es un vehículo que nos proporciona una mejor calidad de vida, pero no la garantiza. 

Se suele aludir a los bandhas como como contracciones musculares, sin embargo es más adecuado abordarlos como un aspecto sutil de la respiración. Activar ciertos músculos de la pared abdominal y suelo pélvico ayuda a soportar largas y controladas inhalaciones y suaves y prolongadas exhalaciones; cuando la respiración es calmada y controlada, también lo es la mente. Es decir, los bandhas soportan el proceso respiratorio al tiempo que proporcionan ligereza y fortaleza al cuerpo físico y estabilizan las sensaciones internas.

En Ashtanga Yoga se trabajan principalmente con dos:

MULA BANDHA o cierre raíz

Mula es fuente, origen, base, raíz. A nivel físico es difícil de localizar y se confunde con elevar el perineo. Si bien éste se contrae durante mula bandha consiste específicamente elevar el esfínter anal interno como se siente al resistir una deposición, o al hacer ejercicios Kegel. La forma más sencilla de localizarlo es al final de una inhalación. 

Al fortalecer la musculatura pélvica, ayuda a fortalecer la parte baja del abdomen, a soportar la zona lumbar, a alargar la columna y a crear ligereza reduciendo la energía de tipo pesado (tamas) que se recoge en la parte baja del abdomen y el ano.

Efectos

  • Ayuda a calmar la mente 
  • Redirige la corriente ascendente de energía hacia arriba
  • Fortalece los músculos que rodean al recto y a los órganos sexuales así como los músculos pélvicos.
  • Ofrece un gran apoyo para relajar y calmar el cuerpo durante la ejecución de asanas

UDDIYANA BANDHA o cierre elevado

Se localiza unos tres dedos por encima del pubis. Es muy difícil de aislar y es posible localizarlo en la zona del abdomen que se contrae al final de una exhalación prolongada. Contraer y elevar la parte inferior del abdomen hará que toda el área que rodea a la parte inferior del estómago presione contra la columna vertebral para que diafragma se eleve y uddiyana banda se una con mula bandha que ya está activo. Ayuda a elevar la energía vital.

Efectos

  • Protege el abdomen y la zona lumbar fortaleciendo los músculos y manteniéndolos activos durante toda la práctica de asana
  • Alivia la tensión y actúa sobre el abdomen limpiando y masajenado los órganos internos e intestinos; corrige asimismo el alineamiento de la zona lumbar 
  • Estira y fortalece los músculos que flanquean la columna vertebral y crea expansión en el pecho
  • Eleva los órganos internos y el pecho lo cual ayuda a abrir paso al oxigeno para que ascienda hasta la cabeza y la mantenga clara y energizada 
  • La atención firmemente centrada, y a la vez relajada, en el diafragma, el pecho, abdomen, y pulmones confiere tanto profundidad como fuerza a la respiración y aumenta la capacidad pulmonar
  • Mejora la circulación sanguínea por todo el estómago y abdomen y contribuye a la formación de los fluidos digestivos 

Los bandhas se aplican en mayor o menor grado dependiendo de las asanas que estemos haciendo. Deberíamos tratar de tenerlos presentes durante toda la práctica, soltándolos en algunas ocasiones, elevándolos ligeramente en otras y contrayéndolas plena y activamente cuando es preciso. Hay asanas en las que resulta más sencillo tenerlos en cuenta; por ejemplo en el perro boca abajo es más fácil activar uddiyana bandha que en una extensión de espalda. Paschimottanasana y Baddhakonasana son importantes para mula bandha. En las posturas invertidas los bandhas son muy importantes porque ayudan para purificar la zona de la cintura, el abdomen bajo y los órganos de eliminación. 

En cualquier caso se trata de aplicarlos tantas veces como sea posible. Incluso con muchos años de práctica vienen y van. Con tiempo contribuirán a establecer ligereza en el cuerpo y estabilidad en la mente en asociación con la respiración. 

Fuentes:

One Simple Thing Eddie Stern

Ashtanga Yoga Petri Raisanen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s