Lo que suele pasar….

Es que se empieza un blog con toda la ilusión del mundo con el objetivo de hacer de este espacio otro medio para compartir impresiones y experiencias y ….. poco poco se va abandonando.

Primero te dices que vas a publicar una vez a la semana, luego dos veces al mes, pero si llegas a una vez al mes, bueno, pues lo consideras un éxito.

En cualquier caso, no me quiero dejar llevar por lo que suele pasar y, como la ilusión de compartir es la misma que cuando este espacio se abrió en diciembre del 2015, nos ponemos al día.

Se están moviendo muchas cosas. Es como si una turbina de energía se hubiese puesto en marcha y este movimiento genera más energía cada vez.

Mi espacio de clases Yoga Lifese ha ido consolidando a lo largo de sus casi cuatro meses de vida (cuatro meses ya!) con una comunidad de yogis comprometidos con su búsqueda que es un verdadero regalo. Y estoy muy contenta porque la oferta de espacios y opciones de yoga en Madrid, afortunadamente, se ha disparado en el último año. Lo mejor es descubrir que hay espacio para todos y que todos cuentan con un espacio con el que conectar e identificarse. Por filosofía , por energías, por conexión. Y somos tantos y tantos los que necesitamos de ese lugar de referencia que ojalá en cada esquina hubiese un espacio de yoga (otro gallo nos cantaría…)

A lo largo de estos primeros meses hemos hablado de muchas cosas en las clases: de qué supone un compromiso con la práctica y qué entendemos como práctica avanzada, de la importancia de la conexión y de cómo el sentimiento de separación conduce al conflicto, de la identificación con lo que no es y de cómo el pensamiento condicionado nos hace ver las cosas tal y como somos y no tal y como son, de buscar la constante conexión con el momento presente como vía de liberación, de los obstáculos que nos encontramos en la práctica hacia nuestro camino hacia el reencuentro (justo donde se encuentra tu capacidad para experimentar la verdadera felicidad): enfermedad, estancamiento físico y mental,duda, impaciencia, pereza, (falsa) ilusión, desconexión con el cuerpo……..

Y cuando levanto la cabeza y descubro todo lo que hemos trabajado en las clases, conceptos profundos y sofisticados, asana, meditación, y me doy cuenta de la entrega, la receptividad y la conexión que se ha creado, sinceramente me maravillo.

Por eso no me puedo dejar llevar por lo que suele pasar . Es muy importante que tú tampoco lo hagas. Hay que parar, mirar atrás y MARAVILLARTE de tu capacidad para hacer que cada momento cuente. Desde la reflexión y la CONCIENCIA.

Pero es que además, en lo que llevamos de año han llegado grandes noticias para el mundo yoga en Madrid. No sólo la ampliación de la oferta de clases, sino la visita de grandes maestros como Sharath Joisy debilidades personales como Meghan Curry por primera en Madrid.

Por mi parte, los proyectos se suceden y las colaboraciones bonitas también. Porque no hay nada más bonito que ser consciente de que la conexión es la fuerza que lo mueve todo y que el conflicto desaparece cuando nos damos cuenta de que entre nosotros no hay separación.

Y desde luego, este espacio sigue vivo. Aquí nos seguiremos encontrando.