Yoga Life Pasión

Sentimiento vehemente, capaz de dominar la voluntad y perturbar la razón, como el amor, el odio, los celos o la ira intensos.

Entusiasmo o vehemencia grandes en algo que se hace o se defiende.

Afición o inclinación viva por alguien o por algo.

De alguna forma  solemos asociar la palabra pasión a algo positivo, vehemente, vivo, activo, energético, sin embargo en origen es una palabra que deriva del latín passio y del verbo pati, patior, que significa sufrir o padecer.

Vivir con pasión lleva por lo tanto implícito intensidad no carente de sufrimiento. Pero nos cuesta convivir con el sufrimiento. Lógicamente es lo más dificil, pero de ahí obtenemos ORO.

Intensidad, sufrimiento, pasión…….Os voy a contar mi historia como profesora de yoga:

Mi trayectoria en el mundo profesional del yoga tiene dos características principales: no ha sido fácil y el motor principal ha sido la pasión, es decir, entusiasmo, vehemencia, emoción y sufrimiento.Recuerdo que cuando empecé me leía todas las experiencias que encontraba sobre cómo otros profesores  habían empezado, sus dificultades, sus medios para superarlas. Cualquier cosa que me ayudase a entender cómo era posible hacerse un sitio en este mundo del yoga que en ese aspecto, desconocía por completo.

Disfruté tanto durante mi formación, me entusiasmaba tanto el yoga, era tal mi PASIÓN que obvié lo más obvio: si me quería dedicar a ello a tiempo completo, ¿cómo podía hacer para vivir de ello?. Porque el buen karma, no paga las facturas y no se porqué, yo pensaba que al tenerlo tan claro, podría vivir de ello a la primera. Craso error…….

Recuerdo mi primera clase en un espacio a donde asistía como alumna en Chueca. Era Julio y vino 1 alumno. Lo pasé fatal.

Primera clase

De alguna forma, nada más terminar mi formación, empezaron a surgir posibilidades de dar clase en gimnasios, colaboraciones, otros centros…..yo me entusiasmaba con cada una de ellas, mi intuición era bueno, este era mi camino!…… y ninguna se materializaba.

Pues vaya, las primeras dudas surgen. No sabía por dónde tirar. Todos me decían que era una fantástica profesora de yoga pero no había forma de encontrar mi lugar, ir de puerta en puerta con tu recién estrenado título no parecía opción (que lo hice).

Di clases en guarderías que por la noche cedían su espacio, estaba disponible para la más mínima posibilidad de que alguien contase conmigo, seguía buscando, intentando hacerme un mínimo hueco…. y nada de nada.

Entones surgió la oportunidad de abrir mi propio espacio en un loft monísimo que unos amigos nos cedieron. Lo llamé YOGA LIFE. Durante 2 meses lo estuvimos acondicionando y preparando.

YogaLifeManoteras

Lo que aprendí durante el proceso! Y el proyecto funcionó, durante unos meses …. hasta que me agobié. No di tiempo a que el fruto madurase, generaba ingreso para cubrir gastos pero no para vivir de ello, mi “colchón” de ahorros se iba agotando…… y me llamaron de una empresa para trabajar de lo que había estado haciendo antes (Técnico en comercio exterior) media jornada muy cerca de mi casa. Lo tomé como una súper señal y un balón de oxígeno que llegaba justo a tiempo. Durante casi un año había estado buscándome la vida como profesora de yoga con resultados muy mediocres (a mi entender, luego me he dado cuenta que esos momentos fueron un tesoro), me podía más la ansiedad de cómo ganarme la vida que la pasión por el yoga…. era el momento de replantearse cosas.

Para aquel entonces ya estaba dando clase en Yoga Center, muy poquitas, pero para mí era un sueño estar allí. Mi trabajo de media jornada me permitía disfrutar de nuevo del simple hecho de dar clase sin el agobio de cuántos alumnos vendrían o de si haría suficiente. En mi cabeza, compaginar las dos ocupaciones era la opción más razonable en aquel momento y así lo hice.

Ese paso atrás para coger perspectiva fue fundamental. Si no lo hubiese dado, el yoga para mi se hubiese terminado convirtiendo en una pesadilla…. Durante ese periodo, todo fue cayendo por su propio peso y colocándose de forma natural. Di tiempo a que lo que tenía que ser fuese y a que lo que no, no fuese… aplastante razonamiento eh? pero soy muy mala gestionando tiempos e impaciencias. A veces necesito darme de bruces con lo que es para darme cuenta.

Al cabo de ese año, el yoga volvió a ocupar su lugar predominante y ganó.  Todavía no generaba ingreso suficiente con las clases pero eso, de forma natural, ya no era lo que determinaba todo.  Y curioso, porque con 40 años y una nueva familia con 4 hijos, no es como para tomarse las cosas a la ligera.

CONFIÉ y DECIDÍ y el universo conspiró para hacerlo posible.

FreeYoga
Free Yoga by Oysho

Las cosas no suceden por varias razones. La primera suele ser porque por mucho que nos empeñemos, no solemos estar listos. La segunda, porque no dejamos espacio para que sucedan. Lo ocupamos todo con otras cosas, físicas y no físicas. Y sobre todo lo llenamos todo con nuestras dudas y nuestros miedos. Perfectamente comprensibles. Porque tienen su función, nos dan el tiempo que necesario para reflexionar y terminar tomando decisiones o permitir que las decisiones caigan por su propio peso.

El proceso que me llevó a DECIDIR que mi llamada era la del yoga fue largo y en más ocasiones de las que me gusta admitir, doloroso. Como todo buen proceso de transformación que se precie.

Algunas veces me digo que ojalá hubiese empezado en esto antes, que reinventarse a los 40 en el mundo del yoga tiene tela….pero enseguida otra voz se alza y me dice que , entonces, no tendría nada que compartir. Y así es. Me admiro de los magníficos profesores tan jovencitos que lo tienen tan claro. Yo , en la mayoría de cosas, sigo sin tenerlo.

Los alumnos me dicen que durante las clases , lo que les cuento, mis reflexiones (que son mi terapia y que comparto en cada sesión en voz alta con ellos), les conmueven y les llegan al corazón. Y es que lo que les cuento sale justo de ahí, por eso no hay trampa. Por eso, cuando empecé a compartir desde lo que y quién soy, la magia empezó a materializarse. En mi enseñanza comparto las experiencias y las herramientas que a través del YOGA he ido cultivando a lo largo de mis procesos, el de mi vida rota y reconstruida, el que me llevó a tomar decisiones, el que me cambió la vida.  Si no hubiese sido así, ¿qué os podría mostrar entonces?

Por eso hablo de tanto de la conexión con uno mismo, de quererse, de respetarse  y de hacer de la INCERTIDUMBRE tus motores. Y créeme que se de lo que hablo. Eso me lo ha enseñado y enseña esta maravillosa tradición.

Ahora empieza una nueva etapa. ¿Sabes qué significan las líneas debajo de AYL? FLUIR. Lo único que permanece es el cambio y si no fluyes con él, te rompes.  El 1 de OCTUBRE el proyecto YOGA LIFE que de forma tímida nació hace tres años en un pequeño loft de Manoteras, renace con espacio propio en SERRANO 50.

logo-alyogalife

Confío plenamente en el Universo y se que siempre va a mi favor,aunque a veces vaya en contra de lo que me en mi cabeza tendría que ser. Y lo que tenga que ser SERÁ.

Porque sea lo que sea,al final,  NUNCA PASA NADA.

CONFÍA

Processed with VSCO with c1 preset

16 comentarios en “Yoga Life Pasión”

  1. ¡¡ENHORABUENA ALMUDENA!!

    Ufff, cuánto me ha gustado esta entrada, la he leído despacito (3 veces ya) para que fuera dejando poso y creo que la releeré muchas veces. Hablas, como siempre haces, de algo con lo que me identifico muchísimo, esta búsqueda. En tu caso, has encontrado tu pasión, en el mío, sigo buscando aún. Pero también he dado, doy y daré pasos similares a los tuyos. Pasos que parecen una pequeña vuelta atrás y que, bien leídos, traen y enseñan mucho. Y compartiendo que la clave siempre es la misma, escucharse, dejar espacio, confiar.
    Cuánto me ha gustado la entrada, cuánto, cuánto!!

    Gracias Almudena, es maravilloso haberte encontrado.

    Un beso enorme,
    Verónica

  2. Enhorabuena Almudena por todas estas cosas maravillosas que te estan viniendo y pasando últimamente, te lo mereces y me alegro muchísimo por ti y por mi también.Ya estaré pendiente de como lo vas a organizar y por supuesto cuenta conmigo.Aprovecho para darte la enhorabuena por tu próxima boda y si quieres una maquilladora ya sabes, yo encantada.Seguimos en contacto.Besos, disfruta tu momento.

    Enviado desde Yahoo Mail para iPhone

  3. Almu! No me puedo alegrar más por ti, por lo que te está sucediendo. Te lo mereces porque esa magia de la que hablas es la que sentimos todos los que vamos a tus clases y algo tan grande es digno de compartir con la humanidad. Nunca olvidaré esa primera clase contigo, un regalazo, nadie más, donde me transmitiste de esa forma tan especial lo que era el yoga y aquí estoy, enganchada a ello. GRACIAS y FUERZA, todo va a ir bien. Un abrazo grande!

  4. Qué bonitas palabras y cómo me identifico con lo que cuentas como buena autónoma que insiste en vivir dedicada a sus pasiones (con todos sus significados). Me encanta el yoga y me ha ayudado mucho a nivel personal (y lo curioso es que también a nivel profesional), así que estoy deseando acudir a tu nuevo centro y hacer mi práctica contigo. Un fuerte abrazo y mucho éxito en este nuevo proyecto tan valiente. Me inspira.

    Namasté.

  5. Enhorabuena Almudena!! Me alegro muchísimo por ti.
    Me ha gustado mucho leer sobre tu historia de lucha y pasión. Puedo dar fe de esa pasión en tus prácticas de yoga. Creo que ya llevo disfrutando de tus prácticas “tempraneras” desde hace un año mas o menos y la magia que creas en la sala es todo un lujo, un privilegio del que estoy muy agradecido.
    Cuenta conmigo en esta nueva etapa. Mucho ánimo y un fuerte abrazo!