5 consideraciones sobre las posturas de equilibrios sobre brazos.

Hace 4 años me rompí las dos muñecas con 1 mes de diferencia entre una y otra. Un 25 de Diciembre me rompí la derecha en un accidente de snowboard en Sierra Nevada. Me la destrocé. Me operaron, me la reconstruyeron a base de placas, tornillos….. y a día de hoy no está al 100% de su capacidad. Un mes y medio después, tuve una caída en hielo durante una ruta en montaña y me rompí la izquierda. Afortunadamente no hizo falta operar y 6 semanas de escayola fueron suficientes. A día de hoy, está al 100%.

(sobra decir que no, la nieve y el hielo no son mis elementos….)

A raíz de todo lo anterior , los equilibrios sobre brazos me daban pavor y directamente los excluí de mi práctica. A medida que fui ganando seguridad, empecé a experimentar y el pavor inicial dio paso a una especie de “maravillamiento” hacia esta familia de posturas; por inalcanzables y porque cuando conseguía despegar 2 cms. del suelo la sensación era maravillosa.

Me queda un largo camino por recorrer en el me estoy trabajando mis miedos y mis limitaciones, pero que  sin dudas estoy disfrutando a tope. Las posturas de equilibrios sobre brazos son divertidas y consiguen proporcionar una gran sensación fuerza y seguridad, externa e interna. Merece la pena intentarlo.

12605505_1662329400684688_3353197012828884397_o

Astavakrasana. el ocho tumbado, es de esas posturas que  parecen inalcanzables cuando empiezas la práctica y sorprendentemente “parece” más dificil de lo que en realidad es.

Os dejo algunas consideraciones a tener en cuenta para incluir en tu práctica esta familia de posturas y , sobre todo, disfrutar durante el proceso.

Empieza desde el abdomen:

Da la impresión de que este tipo de equilibrios sólo requieren de fuerza en brazos, manos  y muñecas, pero realmente se construyen desde la fuerza abdominal. Cuando entres en una postura como Bakasana, el cuervo, desvía tu atención de los brazos y llévala hacia los músculos intercostales activándolos y subiendo la energía desde ahí.

12523040_1658586794392282_9013286206159376098_n

Las manos

Apoya las manos completamente abiertas en el suelo, sin volcar el peso hacia los meñiques y sin que haya huecos bajo las palmas.

12400442_1658586781058950_451149593846709631_n

Poco a poco

Desde la acción del abdomen y el empuje de las manos puedes levantar las caderas dejando los pies en el suelo en posturas como Astavakrasana o Eka Hasta Bhujasana. O bien colocar las manos sobre bloques. Esto te dará más altura para elevarte sobre el suelo.

P1040262 (3)

La mirada

En todos los equilibrios empieza por fijar tu mirada en un punto más allá del suelo justo en frente de ti. Si miras hacia abajo, lo más seguro es que vayas directo hacia el suelo.

 

El proceso

Disfruta del proceso y olvídate de la foto. Astavakrasana, y las posturas de equilibrio sobre brazos, necesitan que nuestro cuerpo trabaje en equipo como uno solo para conseguir elevarnos sobre el suelo. Y ese trabajo en equipo se construye dia a dia, desde una práctica establecida que te hable de fuerza, flexibilidad, equilibrio y resistencia empezando desde dentro y de ahí, hacia fuera.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s